¿Que és la espeleología?

Espeleología.
(Del gr. σπήλαιον, caverna, y -logía).
1. f. Ciencia que estudia la naturaleza, el origen y formación de las cavernas, su fauna y flora.

Un poco de historia
    Desde la más remota antigüedad la humanidad y las cuevas han estado interrelacionadas. Fruto de la necesidad de protección, las cuevas contribuyeron al desarrollo humano ofreciendo resguardo y calor, constituyéndose así en un hábitat que además permitía disponer de alojamiento en diversos lugares con el beneficio de utilizarlos en los desplazamientos habituales en busca de caza.

    Con la sedentarización, humanos y cuevas fueron separándose y las segundas se convirtieron en lugares mistéricos para los primeros, donde la oscuridad y las condiciones de humedad imponían el miedo a quienes se atrevían a asomarse.

     El ansia de conocimiento y búsqueda de lo nuevo ha llevado durante milenios a la prospección de toda la superficie terrestre. Hoy podemos decir que prácticamente toda la tierra ha sido explorada y conocida, topografiada y dominada. La humanidad ha conseguido llenar su ansia de conquista y dominio de lo que existe. Pero aún quedan lugares del planeta que siguen siendo vírgenes a la huella humana: las cuevas.

    El mundo del subsuelo se presenta ante nosotros como un medio hostil donde sólo la inteligencia y la imaginación nos permiten entrar. La oscuridad, la humedad, el barro, las grandes verticales se abren ante nosotros para ser conquistadas, exploradas, estudiadas, conocidas... Así nace la espeleología, el estudio de las cavernas. Desde el siglo XVI, aventureros del conocimiento se atrevieron a penetrar en la tierra para conocerla y dominarla.

    En nuestro país, será el Padre Gerad Joana, de la Abadía de Monserrat quien inicie las primeras exploraciones en la Cova del Salnitre. En la segunda mitad del siglo XIX a las ganas de aventura y al impulso de la ciencia se le sumaron la creencia de que las cuevas podían ser espacios que ayudaran a la realización de la actividad humana: tomas de agua para las grandes urbes, explotaciones turísticas... Pero serán Marinitsch, Hanke y E. Alfred Martel los que dan un impulso nuevo a la espeleología abriendo camino a otros como Nobert Casteret y Norbert Font i Sagué que a su vez seguirían pasando a otros el testigo.

    Poco a poco las técnicas se van haciendo más complejas en busca de una mayor capacidad de exploración, mayor autonomía y mayor seguridad. Desde los principios hasta hoy, los espeleólogos han descubierto el mundo subterráneo hasta llegar a los –2197 metros en la Sima Krubera-Voronja.

Ciencia y deporte

    Ciertamente, estas exploraciones precisan de una buena dosis de ejercicio físico, por lo que terminó siendo asumida por el mundo del deporte, primero en la Federación Española de Montaña, y después, emancipándose y constituyendo la Federación Española de Espeleología. Con la llegada de las autonomías a nuestro país y la delegación de competencias en temas deportivos, aparecieron las Federaciones Territoriales en cada una de ellas, y alrededor suyo, los espeleólogos, esa estirpe de aventureros y exploradores han seguido desarrollando su capacidad de arañar a la tierra unos pocos metros más.


La espeleología, fruto de su propia historia, se convierte en una actividad necesariamente vinculada a otros. Cualquier espeleólogo sabe que la hostilidad de medio del que se ha enamorado puede tornarse peligrosa si no se afronta desde el conjunto del colectivo: necesitamos topografías, descripción de las instalaciones, noticias sobre las posibles crecidas del agua subterránea, contar con equipos que puedan rescatarnos ante una adversidad accidentada... Practicar la espeleología requiere hacerlo con mimo y con cuidado: las cuevas son lugares frágiles y los espeleólogos también. Es preciso aprender a adentrarse en el subsuelo con seguridad. A través de las Federaciones es posible realizar cursos de iniciación, de profundización, de topografía, de fotografía, especializarse en el socorro de los compañeros y un sin fin de técnicas más que harán de esta actividad una experiencia sin igual.


Pero la espeleología no se ha conformado con el mundo de la oscuridad. Sin agua no hay cuevas: ¿de dónde viene... a dónde va?. Desde que el agua cae por efecto de la lluvia sobre la superficie terrestre va buscando de manera incesante el encuentro desesperado con el mar. Y para ello quebrantará la tierra e irá haciendo su propio camino. Conformará cauces que horadarán el suelo, lo socavarán, volverá a aparecer al exterior, de nuevo se esconderá y llegará al remanso de un gran río que le llevará hasta su meta. Vinculado a la Espeleología, el Descenso de Barrancos seguirá el curso del agua por donde esta fuera. Con técnicas peculiares y propias diferentes de las espeleológicas y las de montaña, buscará transcurrir con el agua por donde esta va, haciendo el mismo camino, fundiéndose con ella para conocerla y desafiarla. Cañones que manan o se sumen en cuevas son recorridos por esos soñadores que no se contentan con ver su recorrido desde lo alto de un escarpado. Necesitan fundirse con el agua para saber qué es, para hacerse uno con el devenir de su propia historia.

    Ni la Espeleología ni el Descenso de Barrancos son aventuras para hacerlas en solitario. Si te sientes animado a vivirlas, te brindamos la posibilidad de aprender y disfrutar juntos.